Gastándome los billets en cartón

Luego de un blog abandonado he vuelto con uno nuevo. Hace unos años tenía uno sobre juegos de mesa en el cual valoraba las últimas novedades y trataba de aportar mi grano de arena a la comunidad lúdica, pero decidí acabar con dicho proyecto porque generaba bastante trabajo y pocos beneficios, además de que el trabajo me deja poco tiempo y para hacerlo bien es determinante jugar con mucha frecuencia y probar las novedades a buen ritmo tan pronto como se pueda.
Por supuesto estas cosas se hacen por amor al arte sin pensar en beneficios económicos, no creo que nadie se haya hecho rico reseñando y valorando novedades lúdicas, pero la vida va evolucionando y otros intereses surgen.

Uno de esos nuevos intereses es Magic: The Gathering, un juego coleccionable de cartas que la gran mayoría de los que están en el mundillo de los juegos de mesa conoce.
Es un juego que honestamente no llevo mucho tiempo jugando pero que me encanta y que siempre quiero jugar, y por eso he decidido crear este pequeño espacio para hablar de él, ya que se dice que se puede aprender algo si escribes acerca de ello.

¿Qué hace Magic: The Gathering tan interesante como para crear este blog? – Tengo varios motivos; el primero es que es un juego con una gran carga sentimental ya que está en el mercado desde 1993, yo he entrado tarde al juego pero me parece muy entrañable escuchar por ejemplo a mi amigo Benjamín Amorín hablar de cartas que recuerda haber usado cuando era chaval, su experiencia construyendo mazos para competir en torneos y que le haga ilusión que alguna de sus cartas favoritas obtenga una reedición. Segundo, luego de aprender unas sencillas reglas tienes un universo de posibilidades ya que el juego cuenta con más de 20.000 cartas. Tercero, construir un mazo y que funcione es una de las sensaciones más gratificantes en Magic. Cuarto, cuenta con una comunidad gigante de jugadores. Quinto y último, tiene una versión online llamada Magic: The Gathering Arena que en los tiempos que corren con el virus es la manera perfecta de seguir jugando y aprender también.

¿Tiene algo malo Magic? – No voy a mentir, es un juego que resulta caro en comparación con otros, su principal característica de coleccionable lo hace caro y Wizards of the Coast (la empresa encargada del juego) saca nuevas expansiones con nuevas mecánicas constantemente, además de que hay cartas que su precio puede fluctuar dependiendo de su rareza y poder. Con Magic se gasta como también sucede con otros hobbies pero siempre hay maneras de hacerlo accesible económicamente hablando, puedes comprar cartas sueltas en lugar de sets e incluso puedes heredar cartas repetidas o de poco interés de tus familiares o amigos.

De momento dejo esta primera entrada aquí, espero ir evolucionando en el juego a medida que voy escribiendo en el blog.

¡Un abrazo y gracias por leerme!